Solidaridad es la Nueva Marca

En medio de la pandemia de coronavirus, vivimos un momento muy complicado formado por el aislamiento social,
con el comercio cerrado provocando una crisis social y económica global. Es en este escenario que han ido
surgiendo acciones solidarias en la búsqueda de reducir los efectos negativos que traía el COVID-19,
no solo para las empresas, sino también para la población. Organizaciones como AMBEV, O Boticário se suman a esta cadena solidaria,
ayudando en la elaboración de importantes artículos para combatir la enfermedad, como el alcohol en gel,
destinado a hospitales públicos que sufren por la falta de materiales y equipos.

Ifood también busca ayudar a los pequeños restaurantes y mensajeros, una categoría de empresas más afectadas por el aislamiento social.
La empresa anunció un fondo de ayuda de alrededor de 50 millones de reales. Hoy, Brasil tiene alrededor de 5 millones
de empresas minoristas, la mayoría de las cuales alcanza un máximo de 5 millones.

De este número de empresas, solo el 1% vende sus productos de forma digital. En este contexto, Magalu creó el proyecto “Parceiro Magalu”,
enfocado a ayudar a los micro y pequeños emprendedores, además de los autónomos, a mantener sus negocios en funcionamiento.
Según una encuesta realizada por Rede Brasil do Global Pacto, una iniciativa de sostenibilidad corporativa de las Naciones Unidas (ONU),
el momento actual genera una presión diferente sobre las empresas
“Las empresas deben actuar con ciudadanía corporativa para la continuidad de los negocios y la economía como un todo».
También según esta investigación, la pandemia despertó un sentimiento de comunidad que no se veía en mucho tiempo,

la última vez que se registró una ola de solidaridad como esta, fue en la post-segunda guerra mundial.
Estas acciones no solo son impulsadas por grandes organizaciones, son varias las acciones que han surgido a través de las
pequeñas empresas e incluso las personas que ayudan en la producción de mascarillas y otros equipos de protección,
además de la recolección y distribución de alimentos para la población con menores recursos, que sufren de desempleo
o pérdida de parte de su salario. ¿Y tu? ¿Ya formas parte de esta ola solidaria?

¿Cómo pueden sus acciones solidarias ser beneficiosas para la sociedad y su marca? Son momentos como este en los que podemos ver el potencial
que existe en las personas y las organizaciones, en hacer el bien y ayudar a los demás.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *