La creatividad no es solo para creativos

Es normal escuchar en nuestro día a día que la creatividad es un regalo para unos pocos, como si fuera una característica
específica de los artistas o que las personas nazcan con o sin ella. Sin embargo, la realidad no es exactamente eso:
ser creativo depende de cuánto trabajes para desarrollar esta habilidad y la práctica es lo que importa.

Según un estudio de la Universidad de Harvard, la creatividad es, en el 85% de los casos, una habilidad aprendida.
A algunas personas les resulta más fácil desarrollarlas, otras ya necesitan esforzarse un poco más.

La rutina es uno de los principales factores que dificulta el desarrollo de esta habilidad,
ya que diariamente seguimos los mismos pasos y apenas aprendemos nada nuevo. La creatividad surge de sus experiencias,
por lo que cuanto mayor sea su bagaje de experiencia y conocimiento, más fácilmente podrá pensar de manera diferente.

Hay algunos consejos que pueden ayudar a desarrollar la creatividad a diario. La primera es intentar escapar de la rutina,
hacer lo que hacemos a diario, de otra forma, como tomar un camino diferente al trabajo, leer un libro diferente a los que solemos leer,
estudiar temas que generen cierta curiosidad. Estas acciones tan sencillas aumentarán nuestro repertorio y esto permitirá establecer
nuevas conexiones, ayudándonos a ver soluciones y perspectivas que antes no eran posibles.

Además, el estado emocional también es algo que puede influir en nuestra capacidad creativa.
La teoría de Ampliar y construir, desarrollada por la Dra. Barbara Fredrickson, de la Universidad de Carolina del Norte,
dice que las personas que cultivan emociones positivas pueden ampliar su repertorio mental y esto influye directamente en pensamientos más creativos.
Por lo tanto, es importante permanecer descansado y buscar mantener la salud mental.

Finalmente, permitirse cometer errores es otro consejo de gran valor. Empezar a ver los errores como una posibilidad de aprendizaje
es una postura que nos permite experimentar muchas más posibilidades, por lo tanto, esto aumenta nuestro repertorio y
en el futuro este nuevo conocimiento nos ayudará a proponer soluciones creativas.

Está claro que la creatividad es una habilidad que cualquier persona puede desarrollar,
depende solo del nivel de esfuerzo que se utilice en este viaje. Curiosidad puede ser la palabra que nos
haga buscar cosas nuevas para componer nuestro equipaje y así pensar de forma creativa.

¿Alguna vez has pensado en cómo puedes usar la creatividad para innovar en tu productividad en el trabajo,
en tu vida personal, en tus relaciones y en tus proyectos paralelos, transformando momentos
cotidianos en una experiencia gratificante e innovadora? Reflexione para hacer algo en su viaje.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *